¿Porque Cataluña no debe independizarse?

by Jordi

5
0
0




Opinion

¿Porque Cataluña no debe independizarse?

En las siguientes líneas no voy más que a exponer una opinión, argumentando y aplicando un razonamiento lógico y pragmático. No es el objetivo ofender a nadie sino despertar un espíritu crítico.

Respondamos a la pregunta ¿porque Cataluña no debe independizarse? Muy sencillo: porque salir de España conlleva más inconvenientes que ventajas. La respuesta es simple pero entenderla y defenderla necesita de un punto de vista abierto, objetivo y reflexionado.

El deseo de independencia proviene del Nacionalismo. Este último busca una identidad única y distinguida para la nación. Por definición, se buscaran las diferencias con el resto, para poder distinguirse y establecer una clara separación. ¿Cómo se pueden separar dos cosas iguales, si son las mismas? ¿Cómo diferenciar dos gotas de agua si ambas siguen siendo agua? Pues bien, para ello hay que buscar criterios que puedan diferenciar ambas partes, criterios de separación que las hagan distintas. En el caso de dos gotas de agua se podrían buscar criterios como la forma, el tamaño o ligeras variaciones de color; y en base a ello decidir que una gota va a la izquierda y otra a la derecha, pero no olvidemos que en esencia sigue siendo agua, y las diferencias son mínimas.

Muy bien, llegados a esto punto queda claro que para separarse hay que buscar criterios de diferenciación y lo que vuelve las dos partes diferentes.

Charles de Gaulle (General, político y presidente de Francia) dijo: "Patriotismo es cuando el amor por tu propio pueblo es lo primero; nacionalismo, cuando el odio por los demás es lo primero."

Para poder defender la independencia y la separación, se buscaran todas aquellas diferencias que se puedan utilizar como criterio de distinción. Esas diferencias que desde un punto de vista objetivo y racional se pueden considerar como despreciables y mínimas, se enaltecerán y agrandaran para dar más peso a la causa. No olvidemos aquí, que en nuestro caso estamos hablando nada menos que de seres humanos. Pensemos unos momentos en ello. Estamos buscando diferencias entre la gente.

En realidad, estamos buscando las diferencias que puedan existir entre dos pueblos, muy cercanos de por sí (geográficamente y culturalmente) para separarlos y dividirlos. Queremos hacer que sean diferentes. En lugar de buscar la unión y fortalecer la convivencia, se concentran los esfuerzos para crear desigualdades, diferencias y poder justificar una separación.

Esto no hace más que engendrar odio, cegar a la gente impidiéndole ver la realidad y crear problemas sociales.

¿Seamos francos, provocará la independencia de Cataluña una notable mejoría en el pueblo Catalán? ¿De verdad se justifica con ello todos los problemas sociales que está trayendo y acarreara en el futuro?

Ya estamos siendo testigos de odio, faltas de respeto y desprecio entre los catalanes y el resto de España. Nos obstinamos y comportamos como niños faltos de madurez, que cuando pierden un juego cogen el balón y se van a su casa. Los catalanes se obcecan en imponer el catalán y comprar productos regionales, mientras que el resto de ‘no catalanes’ promueven el boicot a los productos salidos de Cataluña y prefieren evitar esa región como destino de vacaciones e incluso para vivir. Algunas empresas deciden no implantarse o incluso partir para evitar zonas de conflicto.

El odio entre los pueblos no hace más que crecer. La tolerancia disminuye. Se incrementan las tensiones y problemas. ¿Acaso no somos conscientes de algunos asuntos que son prioritarios y beneficiosos para todos? ¿Acaso todo este odio, segregación, separatismo e intolerancia se puede justificar?

Lo más triste es que no nos demos cuenta de que juegan con nosotros para el beneficio de unos pocos. Es cierto que para algunos la independencia les daría beneficios. ¿A quiénes? Políticos y en general al gobierno Catalán. Ellos aumentarían en poder y sus ingresos al fin de mes también. El ego de esta gente es desmesurado y lo principal. Pequeña reflexión: si siempre nos quejamos de los políticos, parecemos entender que dicen siempre lo que queremos escuchar, que no cumplen promesas y que lo que en realidad les importa es llegar al poder; no pensemos ahora que los políticos catalanes son la excepción. Ellos son incluso los ‘peores’ de esta especie, pues son los que tienen los mayores incentivos. Si consiguieran la independencia son los que más ganarían, y con creces. Serian promocionados a nada menos que dirigentes de un país independiente, en lugar de ser representantes una región más dentro un país… Es como si de la noche a la mañana el director de un departamento (entre muchos) de una empresa pasara a ser el Presidente General de toda la empresa. Y ello, no por haber demostrado sus dotes como dirigente y cualidades, si no por haber convencido a muchos de separar el departamento y crear su empresa.

Es fácil de comprender las motivaciones de las altas esferas, ellas tienen mucho que ganar, es una inversión muy rentable y que los catapultaría a lo más alto que pueden llegar a aspirar. Estas altas esferas catalanas disponen de medios que utilizan para su beneficio propio. El dinero, influencias, leyes y acceso a los medios de comunicación les otorgan beneficios para poder hacer llegar el mensaje que ellos desean al pueblo. Consiguen promover las ideas de su interés y crear manipulación. Los ciudadanos escuchamos los que nos dicen, que como sabemos es fácilmente manipulable y siempre sirve para los intereses de algunos. Nos dejamos influenciar por ideas y promesas vagas de que se podría vivir mejor. ¿Cuantas veces se ha oído que el resto de España roba a los catalanes, y que no tienen los que se merecen? ¡Cómo no iba a estar enfadado alguien si te dicen que te están robando, y que puedes tener más! Desde ese momento consigues captar su atención. Y como guinda de pastel le propones que tú, le ayudaras, que tú, harás que tenga más. Desde ese momento te seguirá y bajo la promesa de que tendrá más te defenderá. Algunas ideas y argumentos de baja calidad serán suficientes para que se quede a tu lado. Nos convertimos en un rebaño de ovejas, engañados y siguiendo a ciegas unos líderes que nos utilizan para sus propios beneficios. Si de verdad la prioridad de los políticos fuera el bien estar del pueblo, lo que estamos viviendo nunca pasaría. ¿O acaso os parece lo que están provocando un bien estar? Algunos dirán, un mal menor por un bien mayor. ¿De verdad es esto un mal menor? ¿La separación de pueblos, intolerancia y odio un mal menor? ¿De verdad se conseguirá un bien mayor? ¿Cual será ese bien mayor que justifique lo que pierde la humanidad?

'La unión hace la fuerza'. Es una frase que todos conocemos pero parece que tanto queremos traicionar en estos tiempos. Cuantos catalanes están unidos ahora por un lado y españoles por otro. Gente de todos los partidos políticos están hoy unidos luchando por un mismo fin, algunos por la independencia y otros por la unión. ¿Porque no somos capaces de unirnos esta vez todos y concentrar nuestros esfuerzos en asuntos de mayor importancia y con mayores beneficios? El paro, salud y educación merecen todos nuestros esfuerzos hoy y traerían beneficios más grandes y a mayor corto plazo para TODOS.

Es fácil entender que para que un cambio sea rentable, los beneficios que dicho cambio debe traer deben superar los inconvenientes y el esfuerzo de realizarlo y llevarlo a cabo. El odio, segregación, intolerancia y los esfuerzos que dedicamos y que nos consumen en este asunto de la independencia son mucho mayores que el pequeño beneficio que podría traer para algunos (si de verdad lo hubiera). No olvidemos que los hay que ganarían mucho con la independencia: los políticos, y que por desgracia para la mayoría son los que mueven los hilos y que no están dispuestos a dejar pasar el tema. Podéis creerme cuando digo que si los políticos catalanes no sacaran beneficio con esto, la independencia catalana habría caído en el olvido hace mucho tiempo y hoy, no sería un problema.

Los argumentos que defienden la preservación de la cultura, idioma, tradiciones y demás no son válidos y no justifican para nada una independencia y la creación de un nuevo estado independiente. La represión no es tampoco una solución. Pero todos sabemos desde el fondo de nuestro corazón, que se pueden preservar los idiomas, guardar nuestras tradiciones y rememorar nuestra cultura aun conviviendo todos juntos y sin necesidad de dibujar más fronteras en este mundo.

Las razones de peso para la independencia son solo financieras. Los demás argumentos sirven tan solo para justificar, como decíamos antes, una diferencia entre pueblos que a su vez sirve para apoyar la separación. Sin beneficio monetario, no habría petición de independencia, y todos lo sabemos. Ningún estado pobre buscaría salir y alejarse de otro más rico. No es ninguna novedad y todo el mundo lo sabe, pero sirve de prueba de que la sola razón aquí es financiera, una vez más, el resto sirve solo para apoyar y justificar esta decisión.

Es una pena ver un pueblo tan dividido y obcecado por estos temas, debemos ser más sabios e inteligentes como para dejarnos llevar por soeces. Un país que goza de buen clima, buena gente, crecimiento en progreso, con buenas condiciones de vida no debería estar sufriendo lo que hoy vemos. Todos unidos y no divididos.

Países buscan salir de la Unión Europea, regiones quieren la independencia de su país, en las ciudades que si un barrio es mejor que otro, y en las residencias ponemos vallas de separación… Todos centrados en buscar lo que nos diferencia en lugar de buscar lo que nos une. Sin embargo, los factores comunes que nos unen son más, mejores, y beneficiosos para todos.

No olvidemos que catalanes o no, somos todos Europeos, y antes que ello, somos todos ciudadanos del mundo, y antes que ello somos todos seres humanos que merecemos todos respeto, ayuda, tolerancia y debemos colaborar los unos con los otros. Pues al fin y al cabo, todos buscamos lo mismo: comer, beber, defecar, orinar, hacer el amor, y vivir lo más tranquilamente posibles, rodeados de buena gente como nuestros amigos y familiares. Lo demás, son solo problemas que buscamos a añadir innecesariamente, fútiles y que nos alejan de nuestro verdadero bien estar.

 

 

Para vuestra información: soy catalán y estoy en contra de la independencia, pero no solo de la catalana, de todas. Me gusta mi tierra pero prefiero la unidad que la separación. He viajado, vivido y visto, lo que me ha abierto los ojos y gracias a mi cerebro que utilizo para pensar no me dejo influenciar por cosas superfluas.

 

Un saludo,

 

Jordi Baga Oliver



Tags:   cataluña independencia nacionalismo catalan españa catalunya independència nacionalisme català espanya ¿porque no debe independizarse? cataluna


Give your vote

What do you think?



Not satisfied with this opinion?


Why not publish you own opinion about the same topic or something else?

Publish your opinion now!



Back to the top